Consejos de la comunidad

On marzo 6, 2017, in Política, by admin

Luis Brunati 1988. Disminuir la intermediación en el uso del poder, es solamente, comenzar a recorrer un camino, que la democracia no debería eludir:

El desarrollo de poder popular.

COMO Y PORQUE SURGIO LA IDIEA

Uno de los recursos que manejan los legisla­dores son los subsidios.

Los subsidios, son sumas de dine­ro que pueden ser otorgadas a entidades de bien público, o a particulares en forma de be­cas. Pero el método de distribución es discre­cional, ya que se encuentra sujeto al criterio personal de quien lo otorga y por ende a su visión de las prioridades y valoración de las necesidades.

Al promediar mi mandato como diputado (1983-1986) se me ocurrió la posibilidad de utilizar parte de los subsidios para desarrollar una nueva for­ma de participación. Así surgió la idea de crear el Consejo de la Comunidad del partido de Moreno. Pero a pesar de hablar del proyec­to en múltiples reuniones, no se lograba pa­sar del planteo intelectual a la acción concre­ta.

El Consejo de la Comunidad del partido de Moreno, comenzó y terminó en la elabora­ción de un reglamento y una serie de charlas; pero uno de los participantes de esas reunio­nes, Juan Ricci, hoy concejal de Moreno, co­menzó a organizar el consejo de la comuni­dad de Cuartel V, a ellos fueron girados los pri­meros subsidios; los beneficiarios y prioridades eran fijados por la propia gente a partir de su visión y evaluación de necesidades.

Por pri­mera vez eran las organizaciones barriales las que se reunían para determinar a quién irían destinados los subsidios, a quiénes les corres­pondía recibirlos primero, quiénes después y quiénes podían esperar.

Por primera vez las notas de pedido dejaban de ser una solicitud individual. Un conjunto de sellos y firmas re­presentativos de otras tantas entidades, entre las cuales figuraban cooperadoras escolares, sociedades de fomento, comisiones parro­quiales, etc. se solidarizaban en la acción y concertaban esfuerzos.

Por primera vez eran las propias organizaciones las que entrega­ban el cheque.

Bajar Libro

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *